28 mayo 2022

Estudiante politécnico de Egipto: «En Rusia me convertí en una versión adulta de mí mismo»

31 marzo 2022
31
 

Omar Rateb vino de Egipto y lleva 5 años viviendo en San Petersburgo. En la Universidad Politécnica estudia negocios internacionales en inglés en el Instituto de Gestión Industrial, Economía y Comercio. Omar tiene grandes planes para el futuro y ante todo quiere defender su tesis sobre robótica en el sector aeroespacial desde la perspectiva de la gestión. Más información en nuestra entrevista.  

— Omar, ¿te consideraste estudiar en una universidad rusa o había otras opciones?

— Antes de venir a Rusia, leí mucho sobre las universidades de España, Alemania, Italia, la República Checa. Pero entrenar en ellos resultó ser demasiado caro para mí. Empecé a buscar información sobre las universidades rusas y me di cuenta de que, por un coste mucho más moderado, su educación es muy competitiva. Así es como elegí la Universidad Politécnica y no me arrepiento de mi decisión. En Rusia la cultura es muy interesante. Me deshice del estereotipo de que los rusos son fríos en la comunicación y no les gusta bromear. ¡Bromean todo el tiempo!

— ¿Cuáles fueron los criterios para elegir una universidad?

— Miré las clasificaciones de la universidad en el mundo y en mi país. La Politécnica tiene puestos bastante altos, lo que me atrajo. Aparte de eso, me importaba cuántos estudiantes internacionales estudiaban en la Universidad y cuál era su historia. Leí que la historia de la Universidad Politécnica es muy larga, y muchos científicos prominentes han trabajado aquí.

— ¿Puedes compartir lo que te hizo mudarte a otro país?

— Mi visión del mundo ha cambiado completamente. En Egipto, vivía con mi familia y ni siquiera pensaba en cosas domésticas. Y aquí comenzó una vida independiente, un nivel de responsabilidad completamente diferente, muchas tareas nuevas que nadie más que yo sería capaz de resolver. La experiencia me enseñó cosas nuevas, crecí y me convertí en una versión adulta de mí misma. Y por ello agradezco a mi familia que me haya dado esta oportunidad.

En mi primer año estuve en el departamento preparatorio, estudiando ruso. Cuando terminé, llegué a casa y me di cuenta de que estaba mirando muchas cosas de manera completamente diferente. También me he dado cuenta de que mis amigos y yo tenemos intereses diferentes. Empecé a prestar más atención a las diferentes culturas, a estudiar sus características, a prestar atención incluso a las cosas más pequeñas.

— Y en general, ¿crees que hay una tendencia en Egipto a ir al extranjero a estudiar?

— Sí. Los egipcios viajan mucho y la educación internacional no es infrecuente, como tampoco lo son las competencias interculturales. El inglés es muy importante para nosotros a la hora de conseguir trabajo.

— Cursas tus estudios en inglés. Cuéntame, ¿cómo es tu ruso?

— Empecé a aprender ruso en Egipto. Pero cuando llegué a Rusia, me di cuenta de lo rica y compleja que es. Mucho más difícil que el inglés. En las primeras semanas no entendía ni una palabra de ruso. La barrera del idioma fue un gran problema para mí. Al cabo de unos meses, empecé a entender lo que decía la gente, pero seguía sin poder responder. En total, tardé cerca de un año en ser capaz de mantener una conversación en ruso.

— ¿Te resulta fácil estudiar en la Politécnica?

— No puedo decir que sea fácil, pero tampoco es difícil. La verdad está en algún lugar en el medio. Lo más difícil para mí fue el primer año. Durante este periodo te adaptas al sistema educativo ruso, te acostumbras a todo lo nuevo. Y a partir de ahí es mucho más fácil. Me gusta que tengamos muchos trabajos prácticos, para mí es la mejor manera de aprender.

— ¿Cuáles son tus asignaturas favoritas?

— El marketing, por supuesto. También me interesa mucho la sociología y el comportamiento organizativo: estudiamos cómo se comportan las personas dentro de una empresa y cómo interactúan entre ellos. También me interesa la gestión en sus diversos aspectos.

— ¿Cuál es su impresión de los profesores de la Politécnica?

— Me gusta que sus profesores se apasionen por lo que hacen. Tienen mucha experiencia y conocimientos, y se nota que tienen muchas ganas de transmitirlos a los alumnos. Es estupendo que haya profesores de países diferentes trabajando en la Politécnica. Por ejemplo, teníamos un profesor de Polonia que enseñaba derecho mercantil, recuerdo sus clases. El material que nos dio fue muy útil. También me gusta mucho el hecho de que puedes hablar con el profesor sobre cualquier tema y seguro que te ayudará.

Entrevista con Omar Rateb en el Campus Internacional de la SPbPU

— ¿Hay muchos extranjeros en tu grupo?

— Sí, ¡tenemos un grupo multicultural! Hay personas de Egipto, Túnez, Marruecos, México, El Salvador, Colombia, Indonesia y, por supuesto, Rusia. Estamos pasando un buen rato juntos. A pesar de que todos somos de países diferentes, fue fácil encontrar puntos en común.

— Háblanos de tus planes para el futuro.

— En este momento estoy considerando dos opciones: trabajar en marketing o iniciar mi propio negocio. En cualquier caso, mis actividades futuras estarán relacionadas con la educación que estoy recibiendo ahora.

— ¿Qué consejo les darías a otros estudiantes que se planteen estudiar en el extranjero?

— Tres palabras: actuar sin dudar. Estudiar en el extranjero es mucho más que una educación. Obtendrás una gran experiencia vital, oportunidades para mejorar tus conocimientos y encontrar el trabajo de tus sueños. Les resultará más fácil tomar decisiones, viajar, conocer a gente nueva y explorar nuevas culturas.

Preparado por los Servicios Internacionales de la SPbPU